¿Qué es la Onicomicosis?

Cuando llega el buen tiempo y comenzamos a quitarnos ropa, llegan las sorpresas, ¿verdad? Pues con los pies pasa lo mismo.

Durante el invierno llevamos zapato cerrado y no prestamos casi atención a nuestros pies, y ahora… ¡sorpresa! “Tengo una uña amarilla”, “Uy, que uña más fea”, “Mi uña se ha separado de la piel” …

Este fenómeno que se presenta se llama Onicomicosis, y son hongos en las uñas.

La onicomicosis es una infección en las uñas, principalmente de los pies, causada en su mayoría por hongos dermatofitos (que parasitan tejido queratinizado como uñas y piel). Es una patología contagiosa y muy frecuente en la población, sobre todo, en hombres de edad adulta.

El medio de contagio ideal para los hongos de las uñas es la humedad, que se incrementa por un exceso de sudoración o hiperhidrosis o un mal secado de pies, entre otros. Esta patología también puede contraerse tras frecuentar zonas deportivas como piscinas, vestuarios o duchas públicas.

La aparición de hongos no siempre tiene su origen en un contagio, es posible que el hongo se encuentre en la piel anteriormente, pero las condiciones de calor y temperatura, sobre todo en verano, generen su proliferación.

CAUSAS

Hay seis factores a tener en cuenta:

 Verano. El calor y la humedad son un caldo de cultivo perfecto para hongos y verrugas, ya que proliferan con humedad y calor en torno a los 30-32 ºC.

 Sudoración excesiva o hiperhidrosis.  Una sudoración excesiva puede aumentar su aparición.

– Haber sufrido «pie de atleta» (infección por hongos en la piel), ya que se puede extender a las uñas.

Edad. Las posibilidades de tener onicomicosis aumentan con el paso de los años, y muchas personas mayores se ven afectadas. Esto es debido a los problemas de circulación y al lento crecimiento de las uñas.

– Personas inmunodeprimidas (sistema inmune débil). Por ejemplo, personas con psoriasis o diabetes

– Contagios en duchas, vestuarios o piscinas públicas. Usar chanclas evitará un contacto directo.

SÍNTOMAS

1 – Variación del color de la uña desde blanquecina o amarillenta en un principio, hasta oscurecerse a medida que la micosis se va desarrollando.

2 – Engrosamiento que,  finalmente puede producir incluso una destrucción total de la uña.

3 – Deformidad. La uña puede tener un tacto irregular, estar más frágil de lo normal e, incluso, descamada.

Cabe destacar que muchas de las manchas o lesiones que aparecen en las uñas no tienen por qué ser hongos, ya que pueden ser lesiones causadas por microtraumatismos u otras patologías secundarias a enfermedades sistémicas como la psoriasis.

Consejos para prevenir los hongos en las uñas de los pies:

Utilizar métodos de barrera, como chanclas en duchas comunes, vestuarios, hoteles, piscinas o gimnasios…

Usar productos específicos para tratar la sudoración (como por ejemplo los polvos).

Llevar calcetines de materiales que transpiren como el algodón y cambiarlos diariamente.

– Lavar bien los pies y secar en profundidad, haciendo hincapié entre los dedos.

No utilizar esmaltes si ya tenemos la infección hasta que no desaparezca la patología

– Desinfectar el corta uñas y lavar todos los productos que hayan estado en contacto con los pies (zapatillas, toallas, alfombras de baño…)

TRATAMIENTO

Hay numerosos tratamientos para los hongos en las uñas u onicomicosis, pero principalmente se utilizan dos:

– Tratamientos tópicos. Son los más comunes y aquí se incluyen los barnices o lacas ungueales.

– Tratamientos orales. Se utilizan en casos más graves y, en muchas ocasiones, cuando no han funcionado las anteriores soluciones citadas.

Si la matriz de la uña se ha visto afectada por el hongo, puede aconsejarse tomar medicamentos vía oral SIEMPRE BAJO PRESCRIPCIÓN MÉDICA.

En definitiva, cuidar y proteger la salud de nuestros pies es muy importante para prevenir o resolver problemas como estos.

2019-05-23T12:12:18+00:00 By |0 Comments

Leave A Comment